Este proceso, puede ir desde el diseño y creación de un simple personaje, a un estudio completo donde los diseñadores estudian las características de un proyecto completo. En este último caso, desarrollarían material gráfico para la búsqueda del estilo estético óptimo. Una vez encontrado el estilo, se procede a desarrollar una guía de estilo, con varios ejemplos de personajes, armas, ambientes, vestuario, etc. Después, y una vez aprobado por el cliente, los dibujantes elaboran todo el material de diseño final de todo lo que tenga una representación gráfica.